CUENTO DE LOS MARES

*Cuento de los mares*
Óleo sobre madera. 61 x 67 cm. 
Pintado por Alicia Montes de Oca


Que los ángeles estén siempre presentes
 en la tierra, en el mar, 
en el viento y en el fuego... 
Siempre presentes, siempre a tu lado.
Felices fiestas decembrinas.

Con cariño, Alicia... y Alenka.


CUENTO DE LOS MARES

En el mar que me muevo
baten las olas
a sus ranas azules
en caracolas.

Y por las rocallas
vuelan gaviotas,
y si van descuidadas
las dejan rotas.

Pero los duendes verdes
comen sus plumas,
si no cuidan el traje
quedan desnudas.

Por eso han aprendido
a volar solas,
en ángeles convierten
sus caracolas.

Ranita






CELEBRANDO A XIBALBÁ, EL INFRAMUNDO.


El Gran Señor del Fuego




*El Gran Señor del Fuego*
Tierras sobre papel amate
21 x 28 cm. Año 2000
Alicia Montes de Oca



"En la penumbra de la noche, más de medio ciento de criaturas se amontonaba a la espera de que alguno se animara y comenzara a relatar la primera historia. Sería, quizá, tan deliciosamente ingenua, o tan fantástica como escalofriante. Aguardaron unos momentos más en los que no faltaron explosivas risitas nerviosas. ¿Quién hablaría primero? ¿Quién contaría la más terrible? Seguramente todos sabían, por lo menos, una: en cada cabeza ya andaba dando vueltas algún tzitzimitl, algún diablo con alas de petate.

 Decir la consigna era, por demás, obsoleto. ¿Quién no sabe que, invariablemente, se debe abrir con una historia simple? Sí. Las menos creíbles son las más indicadas para el comienzo de una velada. En cambio, se reservan las mejores para cuando el nervio ya se ha cocinado en un caldero de conjuros y maldiciones, condimentado y picante como un auténtico mole de leyendas".

De mi novela "Canto de Winic"


El dz´onot


"El dz'onot"
Tierras sobre papel amate
21 x 28 cm. Año 2000
Alicia Montes de Oca


"Al llegar al centro del dz' onot (cenote de la muerte), el lagarto se detuvo. El agua también interrumpió su movimiento hasta quedar tan lisa y tan oscura como un plato de obsidiana en el que se podían ver nueve capas cristalinas, y en cada capa un anciano: Los nueve señores de la noche."
De mi novela "Canto de Winic"


Las Casas de Castigo


"Las casas de castigo"
Tierras sobre papel amate.
21 x 28 cm. Año 2000
Alicia Montes de Oca

"Estas son casas de castigo. Cualquier sucursal del Xibalbá (Inframundo) que se precie de serlo, acostumbra tenerlas. Da categoría. Y yo, que soy socio, tengo que equiparlas como Diablo manda..." 
Uay Pach, el monstruo invisible. 
De mi novela "Canto de Winic".


¡Feliz Día de Muertos!






NANA DE OCTUBRE



*NANA DE OCTUBRE*
Óleo sobre cartón. 76 x 102 cm.
Pintado por Alicia Montes de Oca.


Nana de octubre

La Nana vino a vigilar el sueño,
pero esta noche el sueño quiere salir de paseo
con su abrigo de ilusiones
y un pedazo de pan en el bolsillo.
¿A dónde vas? pregunta la Nana,
y el sueño escapa por una grieta.

La gravilla crujiente del sendero
se comprime mejor
si es horneada con melocotón.
¿Has visto pasar un sueño?
Se escucha un "NO" de castañuelas,
y la Nana salta sobre sus propios pasos.

¿Han visto pasar un sueño? 
pregunta la Nana a los tres deseos.
Uno dice "quizá sí". Dos dice "quizá no".
Uno, dos, tres!
Y la Nana salta al revés.
Uno dice "se fue al huerto".
Dos corean "tuerto, muerto..."

¿Has visto pasar un sueño? 
pregunta la Nana a la Luna Llena,
y la Luna se vuelve sonrisa.
¿Has visto pasar un sueño? 
pregunta al gato negro,
y el gato se vuelve blanco, azul
y violeta de genciana 
para teñir las heridas del alma.

Ay, de mí! Ay de mi sueño!
¿Quién cantará a las gotas del rocío?
Ay, de mí! Hay tantos sueños...
El sueño es tiempo sin tiempo,
pero es un sueño.

Mi sueño se mece en sueño de caléndula
y en su cuna de ópalo velan las mariposas.

Alicia Montes de Oca.





NEBULOSA Parte 1




Esfera de tiempo.
Óleo sobre tela. 1.10 x .80
Pintado por Alicia Montes de Oca, o sea, YO.
Alenka no vino hoy
 porque la mandé a paseo…
en bigato.


Debido a causas de fuerza mayor… de edad…  he tenido que dejar a un lado varias cosas, entre ellas las letras. Por eso nada de comentarios largos y rebuscados, nada de blog, nada de cuentos. Solamente he podido ejercer mi tarea de brujita monta-pinceles que vuela en los colores.
 Sin embargo, hoy bajé de mi nube para compartir el viaje en el tiempo que hice esta mañana.
Escribiré un poco de historia (casi prehistoria) para situarnos en aquella época del  “all is groovy” y flores en el pelo: mi época de estudiante de secundaria.

Guillete Jr. High School, Syracuse, N.Y., escuela donde tuve la suerte de estudiar por un año y aprender de excelentes maestros.
De entre todos ellos, una maestra vino hoy a la casa de mi mente. Con todo y que me tocó varias veces por la ventana no recordé su nombre. Pero sé muy bien que esta maestra, esa mujer mayor, de cabello cano y corazón abierto, supo meternos a toda aquella parvada de adolescentes locos a un maravilloso mundo de música.
Con ella iniciamos desde hacer ritmos salvajes, “Unga-Ungas, Grrrs y Auchs”, improvisando divertidos rituales de caza y de guerra; jugamos a ser románticos juglares y compusimos Cantos Grego… ejem, bueno, a esa edad, Cantos Gorgorianos.
Muchos de nosotros no sabíamos solfeo, sin embargo, ella nos descubrió caminos entre las manchitas oscuras de las partituras para seguir piezas completas de Mozart, de Beethoven, Mahler, Wagner, Debussy (mmm…Debussy!), Béla Bartók, Stravinsky… Rolling Stones no porque entonces estaban prohibidos… Pero The Beatles, sí ¡cómo no! Y cantamos “Yesterday”.

Un día, la maestra llegó con cara de jeroglífico. Sin saludar, se fue directamente a encender el tocadiscos. Enseguida, de su gran bolso de Mary Poppins sacó un disco, uno de ace-tato tiempo…! O sea, un L.P. de esos “elepés” negros, gordos y pesados de 33 RPM.
Todos calladitos, sin movernos, esperando la sorpresa; y ella, sin perder el aire de misterio, puso a girar el LP en el plato del tocadiscos.
Y en el plato de mi mente comenzó a girar un mundo desconocido.

Una cascada de sonidos frescos derramó el universo dentro del aula, y en ese instantáneo templo de luces y sombras sonoras desfilaron toda clase de ondas sinusoidales y criaturas nunca antes escuchadas:
Unas, rebotando lentamente en el aire como pelotas ovaladas. Otras, correteando o soplando intrigas dentro de un tubo. Voces de burbuja, campanas místicas, mariposas de cristal, clarinetes relinchones, lejanos teléfonos voladores, abejas estáticas, ocarinas orgánicas, percusiones atormentadas por un corazón que late en crescendo y que, como un martillo de Babinsky, golpeaba nuestros reflejos y todo nuestro sistema métrico decimal.
Poco a poco y sin darme cuenta crucé a otro tiempo, a otro espacio, con mis átomos de nitrógeno, oxígeno y helio dispersos en esa magnífica aura de absurdidad, en ese algo que se estaba inventando en ese mismo instante irrepetible.
Y así, siendo nebulosa flotante viajé en el cosmos sonoro.
Después, mi regreso fue paulatino, siguiendo el tenue rastro de las estrellas fugaces y alguno que otro sonido desperdigado.

-Karlheinz Stockhausen- concretó la maestra-. Música electrónica. La música del futuro.

-¿Futuro?– pensé, realmente impresionada- ¿Viajé al futuro? ¿Existirá ese futuro?
De ahí mil preguntas más me asaltaron, sin siquiera saber cómo cuestionarlas. - “La música del futuro‟, repetí, afirmé y reafirmé en mi mente.

Hoy por la mañana me descubrí viviendo en ese futuro y he vuelto a ser nebulosa, pero no aquella nebulosa adolescente que viajó en la música de Stockhausen, Kraftwerk, Led Zeppelin y Pink Floyd, sino una nebulosa de reflexión, formada por los residuos del gas que dio origen a la estrella, como la nebulosa en torno de la estrella Mérope en el cúmulo abierto de las Pléyades. Una nebulosa con un enorme deseo de reflejar la luz de estrellas cercanas. Una nebulosa que vive en aquel futuro entrevisto en el pasado, una nebulosa que ama este HOY maravilloso que existe al otro lado de la tragedia humana.

Reflejo, en la entrada de abajo, la música de ayer (NEBULOSA Parte 3) y la de hoy (NEBULOSA Parte 2) que me hizo volar en el tiempo.

UN BESO.




  

NEBULOSA Parte 3 y NEBULOSA Parte 2



NEBULOSA Parte 3:


(OOOOPS, Aquí debería haber aparecido la imagen... )
 (Pero, por favor, no dejes de ver el link.) 

Con todo mi cariño.

                                            Ilustración de Alenka (Alicia Montes de Oca)

Para todos ustedes,
mis queridos amigos,
 este trenecito cargado de buenos deseos.

Ojalá me sigan acompañando
en este viaje.
Los llevo a todos en mi corazón.

Alicia-Alenka

CANTO A LA TIERRA



Comienza a amanecer. Canto a la Tierra.
Óleo sobre tela .61 x 1.22
Pintado por Alicia Montes de Oca.


Acaricié la Tierra y me sentí Tierra.

Tú me querías y yo me volví Tierra

Cuidada, laborada, sembrada,

Regada por la lluvia,

Fertilizada en mí

Dentro de mí misma.


Me amanecí en la Tierra y me sentí Tierra.

Tú me querías y yo me volví Tierra

Parturienta, perenne de flores y castaños,

Labrada, arada, taladrada,

Bombardeada,

Herida.


Atravesada de caminos

y amaneceres constantes y perpetuos.

Me abracé a la Tierra y me sentí Tierra.

Tierra me hice

Creadora de semillas

Vida que se devora

y vuelve a renacer en ella misma.

Transmutación constante en llanto de ríos

Que acaban siendo mar

Y risa de cascadas.


Arañada, devorada, penetrada.

Amada por la furia en mi vientre de fuego

Para parir la hierba y los gemidos.

Clavé mis uñas en la Tierra y me sentí Tierra.

Tierra me hice

Tierra me transmuté.

Tú me querías y yo parí la lluvia.


Me comulgué en la Tierra con mis ojos cerrados.

Tierra me sentí. Tierra me hice

Volcán abierto

Fuego derretido

Lava que se derrama en las laderas.



Acaricié la Tierra y me sentí Tierra.

Tierra me convertí.

Tierra me hice.

Témpano de hielo los cuchillos

Fuego mis entrañas

Calor de llamarada mi cintura.

Tú me querías

Yo te quería

Y me sembraste ya de anochecida

Tierra soy.





Escrito por mi querida amiga de España: Tecla.




HILANDO SUEÑOS.




Hilando sueños "
Pintura-objeto
Óleo sobre cartón y tela
.30 x .40 cm.
Pintado por Alicia Montes de Oca

Tomar los problemas,
Hacerlos jirónes,
Devanarlos con risas,
Torcerlos con silencios
Y en la rueca impasible de la mente
Hilar los sueños.


Alicia.

MÁS ALLÁ DE LA IMAGEN.


Más allá de la imagen.

"Más allá de la imagen"
Óleo sobre tela .70 x .80 cm.
Pintado por Alicia Montes de Oca


Más allá de los sueños.

"Cuestión de tiempo"
Óleo sobre tela .80 x .100 cm.
Pintado por Alicia. Montes de Oca


Ella, atrapada en su mundo,




Alicia, terminando
 "Canta la noche a ritmo de fantasmas"
Óleo sobre madera 1.22 x 1.22


y yo, corriendo, corriendo
tras el Conejo Blanco
que se ha llevado mi tiempo.


Un beso enorme para todos.

MI ESPEJO

MAÑANITAS REFLEJADAS.

video



El Espejo de Alicia cumple su primer año de vida.
Esta pequeña superficie pulida donde vivo reflejó la luz por vez primera
el 27 de noviembre del 2009.
Este Espejo lleva un año ejerciendo sus propias leyes de reflexión.
Sindudamente, es un espejito pensante.

El Espejo, recién nacido.
Acuarela .22 x .28 cm.
Pintado por Alenka

Con apenas un añito de vida ha sido capaz de reflexionar tanto… y tan poco…
En sus innumerables juegos infantiles ha reflexionado sobre
 ¿qué pasaría si en vez de reflejar un gato reflejara un dragón?
 ¿O un león con dientes de elote?
 ¿O un elote con dientes de león?
 ¿O un diente de león con dientes de león?
¿O un león con dientes de diente de león?

Hija del maíz
Acuarela .23 x .30 cm.
Pintado por Alicia
 
La idea de mentirle a los vanidosos, a los poco agraciados, a la gente de la terquera edad y a los vampiros, ha logrado reflexiones bastante interesantes.
Recuerdo aquella vez en que el abuelo Chimuelo, quien nunca se deja llevar al dentista, no dejaba de sonreír al verse con nueva dentadura. O aquella otra en que a Twiggyberta le comenzaron a brotar granos tan grandes que parecían uvas. En un tris, le apareció uno en la nariz; al día siguiente, otro en la frente; al otro día, uno más en la mejía (o en la mejilla, para hacer rimilla). Total que en dos semanas la cara de la triste Twiggyberta era ya un racimo completo. Obviamente, aquí terminó la reflexión del espejo… y de Twiggyberta. Sí, por que ésta, en vez de continuar en el modelaje, decidió dedicarse a la viticultura.                                 ¡Salud!

Merienda de Locos
Acuarela .22 x .30 cm.
Pintado por Alenka
(Alicia Montes de Oca)

Este Espejo también ha reflexionado sobre la utilidad de obtener los títulos de Espejo Galadriel o Espejo Erised. Incluso, en una clase con Oscar Wilde, ha tenido chispazos de cómo sería alcanzar el nivel de Espejo de Sabiduría y poder reflejar todas las cosas del cielo y de la tierra excepto el rostro de quien se mira en él.
Sin embargo, después de tantas reflexiones, este Espejo sólo quiere seguir siendo como hasta ahora: el fiel reflejo de mis locuras y un buen espejo retrovisor.


A través del Espejo 1
Acuarela .25 x .24 cm.
Pintado por Alicia Montes de Oca

Este Espejito-Espejitoquiénsoylamásbonita,
aparte de ser reflexivo y librereflejante,
 podría ser digno ejemplar
 de aquella época legendaria del Emperador Amarillo
 por las siguientes tres características:

GATO DE CRISTAL
Técnica mixta sobre masonite
.60 x .60 cm.
Pintado por Alicia Montes de Oca

1: Efectivamente efectúa el efecto de hacernos parecer más pálidos
    y brillar en las noches de luna.
2: Pone destellos cristalinos al pelaje de los gatos, y
3, lo más importante (¿verdad, Señor Borges?):
    le encanta dejar entrar y salir a toda la gente.
 
Al Espejo de Alicia le fascinan las visitas por que:
 
GRACIAS A TODOS USTEDES
ESTE ESPEJO CRECE,
SE ENRIQUECE
Y ES MÁS FELIZ.



Gracias, mil gracias, por su compañía durante todo este año,
por sus comentarios y por sus no-comentarios,
por sus risas y su cariño.
La imagen de todos y cada uno de ustedes
se refleja en nuestro corazón
cada vez que se miran o pasan a través de éste Espejo.

Feliz no cumpleaños, mi Espejito de Alicia, mi casita cristalina.


Alicia a través del espejo
(Autorretrato)
Óleo sobre tela .70 x .90 cm.

Mi espejo, corriente por las noches,
se hace arroyo y se aleja de mi cuarto.
Mi espejo, más profundo que el orbe
donde todos los cisnes se ahogaron.
Es un estanque verde en la muralla
y en medio duerme tu desnudez anclada.
Sobre sus olas, bajo cielos sonámbulos,
mis ensueños se alejan con los barcos.
De pie en popa siempre me veréis cantando.
Una rosa secreta se hincha en mi pecho
y un ruiseñor ebrio aletea en mi dedo.
 
Vicente Huidobro


La sexta lección o La Bruja Perejil.


Por motivos completamente Alicienkos, y su necedad y su necesidad de dar a conocer la historia de “El Teatro Itinerante del Sueño”, la narración de mi biografía se vio interrumpida el 10 de febrero del año en curso. Sí, ya pasó mucho tiempo, pero veamos si puedo continuar narrándola.

Por si no te acuerdas, o no has leído las primeras entradas de este Espejo, nos quedamos en el final de la quinta lección, impartida por la Duquesa Pimienta.
Lo que sigue ahora es la sexta lección, impartida por la cocinera.

-¿Por la cocinera?- pregunté, llena de asombro.
-Claro, tonta- contestó la Duquesa.- ¿Acaso crees que la cocinera sólo sabe poner pimienta a los guisos?
- Eee… no… claro… ¿Qué sé yo?
- ¡Nada!- Subrayó con tan súbita violencia, que la cocinera aventó el pimentero, y este pasó volando sobre mi cabeza. La Duquesa carraspeó y continuó:
-¡Nada de pimienta! La sopa debe estar en su punto, a las catorce veintisiete en punto, y punto.
Enseguida, salió de la cocina dejándome sola con la cocinera.


- ¿Con que nada de pimienta, verdad?- dijo la cocinera. Luego, con voz atiplada, se dirigió a mí: ¡Miristicina!
-Me llamo Alenka- dije molesta.
-¡Miristicina!- continuó, sin hacerme caso-. Se necesita miristicina.
-… miris…miristi ¿qué?
- Niña tonta, la sopa debe estar a las catorce veintisiete. Pásame la miristicina.
- No sé qué es eso- manifesté realmente molesta.
-Busca ahí, en la alacena- indicó con la cuchara.- Miristicina.
Entonces abrí la alacena.
¡Qué maravilla! ¡Cientos de botellitas, frascos y redomas de todos tamaños y colores! Y con etiquetas muy bien caligrafiadas:
Arginina, Bromelina, Letrina, Tia Mina, Tia Carolina, Englantina, Enedina, Nifú-nifá-lalina, Miristi… ¡Miristicina!- exclamé- …Oh, oh… El frasco está vacío…
-AAAAAAAAAAAAHHHHH- un grito desgarrador- ¡No puede ser!- gritó la cocinera, desgarrando su delantal, su cofia, el mantel de la mesa, y no rasgó las cortinas porque ese día las llevaron a la lavandería.- AAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH- continuó- ¡La bruja! ¡La bruja!! ¡Es la tercera vez en este año! ¡Ay, de mí! ¡Debo ir por ella a la isla! ¡Me va a corretear el perro!
-¿Isla? ¿Perro?- cuestioné.- ¿Cuál bruja?
-Shhh!- dijo, tapándome la boca con la cuchara. Luego aspiró profundamente.- A ver, calma, tranquila. Veamos… Es un hecho que yo no voy a ir a la isla- declaró, y lanzándome una mirada inquisidoraduncan preguntó: ¿Quién Alenka debe ir a buscar miristicina?
-¿Yo? ¿Por qué yo?– pregunté- ¿Adónde?
-Ay, niña. A la Isla. Por allá. Pasando las Torres de Hércules. ¡Anda! ¡Se hace tarde!- dijo, empujándome fuera de la casa.
-Pero… yo…
        ¡FUM! Apareció una enorme copa.
- Súbete- ordenó la cocinera, levantándome como a su cuchara, y vertiéndome en el interior de la copa.- Es la copa de Helios- dijo-. Bueno, una copia de la copa, pero… navega igual que la original.
-¿Navega?
-¡Adiós!- gritó la cocinera, agitando su mano, mientras yo me elevaba por los aires dentro de la copa-. ¡No tardes! ¡Saludos a Euritión! ¡Y cuidado con el perro de las tres cabezas!
-¿¿¿Perro de las tres cabezas????


Ahora, anoto aquí la sexta lección:
"Cómo conseguir Miristicina".

1. Navegas en una copa.

2. Te mareas más que en un barco.

3. Llegas a una isla.

4. Lees un gran letrero que dice “Deshabitada”.

5. Ves aparecer un enorme perro de tres cabezas.

6. Te preguntas “¿deshabitada?”

7. Sálvate como puedas.

8. No se te ocurra correr directamente a la cueva.

9. Cualquiera de las dos opciones:

    a) Ser correteada por los bueyes de la cueva.

    b) Ser revolcada por los bueyes de la cueva.

10. Sientes sobre ti la respiración del perro de tres cabezas.

11. Escuchas un grito: el tuyo.

12. Escuchas el grito de otro: “¡ORTRO!”

13. Ves al perro de tres cabezas acudiendo al llamado del amo.

14. Si es la primera vez que vas por miristicina, escucharás:

“Saludos. Soy Euritión, el pastor. Él es Ortro, mi simpátrico triperro. Estás en la Isla del Perejil, y esto es lo que buscas”.
Enseguida, el pastor pondrá en tus manos un frasco gordo, verde, con tapa de corcho y con una extraña planta en su interior. Tú, mirarás el frasco, y preguntarás: “¿Miristicina?” El pastor dirá “No. Perejil”, y se alejará con su triperro.

     Si es la segunda vez que vas por miristicina, escucharás:

 “Saludos”.
El pastor te dará el frasco con perejil y se irá con su triperro.

Todas las demás veces que vayas por miristicina a la Isla del Perejil, encontrarás el frasco bajo el letrero que dice “Deshabitada”… junto al perro de tres cabezas…

15. Te preguntas: “¿Perejil?”

16. Escucharás una risita proveniente del frasco verde.

Eso es todo. La miristicina te la dará la pequeña verde que vive en este frasco: La Bruja Perejil.

"Brujario en la mesa nocturna"
Óleo sobre madera .28 x .31 cm.
Pintado por Alicia Montes de Oca.
 
La Bruja Eneldo, prima de la Bruja Perejil.
Muñeca de tela y papel maché.
Hecha por Alicia Montes de Oca.


 Las Brujas Eneldo y Perejil,
planeando su próximo escape
para festejar el Día de Muertos.


Nota: la foto de inicio de esta entrada, la del perejil, fue tomada de Internet.